Ecoanalítica reporta una caída de 65% en la adquisición de licores y de 70% en vestido y calzados. El director de la empresa, Asdrúbal Oliveros, calcula una inflación de entre 850% y 2.000% para 2017

La crisis venezolana ha golpeado, también, las licorerías y la venta de ropa y zapatos. Esto es mucho decir en un país comprador de alcohol (era uno de los primeros compradores de güisqui del mundo) y en el que a la gente le gusta vestirse y calzarse a la moda.

Econoanalítica, empresa de análisis de entorno macroeconómico, ya tiene cifras de la caída del consumo: de más de 65% en licores y de 70% en vestido y calzado.

Asdrúbal Oliveros, director de Ecoanalítica, reportó también la contracción en sectores de entretenimiento como la exhibición de películas: “En entradas de cine hay caídas de 40%”. La venta de alimentos no regulados o no básicos descendió entre 30% y 50%, estimó el analista.

“La caída de consumo y de ventas es muy fuerte en la mayoría de los sectores”, enfatizó Oliveros en el contexto del seminario Aterrizando en 2017, organizado por Ecoanalítica y celebrado este jueves en el Hotel Marriott de Caracas. “Cualquier indicador que mires te muestra una contracción del consumo muy fuerte”, aseveró, lo cual está atado a la inflación.

“Somos más pobres”

En materia económica, en el año 2017 “estamos aterrizando en una profunda recesión”, que “viene ya desde el año 2013”. Es decir, la economía venezolana ha caído por tres años consecutivos y acumula “una contracción superior a 20%, la peor de nuestra historia”. A esto se le suma, tal como lo recordó Oliveros, la elevada inflación, la paralización de sectores de la industria y “una fuerte crisis social que está afectando a los venezolanos”.

Foto: Ernesto García

En este cuadro, el economista evaluó como algo urgente que se tomen medidas. “Pero lamentablemente pareciera que el Gobierno está más enfocado en su estrategia de retener el poder que en introducir cambios que permitan oxigenar la economía y superar esta dura situación”.

La contracción de 20% tiene consecuencias muy claras: “Somos más pobres”. Si la economía venezolana era de 400 millardos de dólares en 2012, en 2017 descenderá a 100 millardos de dólares: “Una cuarta parte de lo que fuimos”. Esto lleva “a un agresivo proceso de empobrecimiento” y a la imposibilidad de atender “las necesidades más básicas”, advirtió.

Inflación de 850% a 2.000%

Según las proyecciones de Asdrúbal Oliveros, la inflación cerrará el año 2017 en 850%, pero “si medimos la inflación solo en productos no regulados, que nosotros llamamos inflación subyacente, puede superar 2.000% este año”. La subyacente cerró el año pasado en 1.300%, de acuerdo con los cálculos de Ecoanalítica.

  
Pulso Julio 2017

14 de Agosto