Desde hace 5 años

WAYRA punto de encuentro para emprendedores (III)

En un país en constante cambio como en Venezuela, existe una organización que sigue velando por aportar soluciones tecnológicas y alberga esperanzas, para todos aquellos que apuestan a sus ideas.

Comunicaciones CONAPRI

Wayra que en lengua Quechua significa aire o viento veloz, no pudo asociar de mejor manera su nombre a los sueños. La multinacional Telefónica lo ha tenido muy claro desde sus inicios, procurar descubrir y apoyar cualquier emprendimiento directamente relacionado con la tecnología. Ahora bien, lo interesante de esta iniciativa es que están creando rondas por diversos países, por lo cual, se estimula la participación de un mayor público interesado en el tema. Además, las ideas seleccionadas se les ofrece una financiación de hasta 70 mil dólares, un espacio físico de trabajo por país participante, apoyo logístico y acceso a rondas posteriores de financiamiento. Una gran oportunidad, para todo aquel que tiene una idea de emprendimiento en el área de la tecnología.

Esta aceleradora de startups qué inicio operaciones en 2011 en América Latina y España, como una iniciativa del ejecutivo en jefe de Telefónica en Europa, José María Álvarez-Pallete, ha resultado un éxito total. En las academias Wayra, las compañías startup reciben financiación, un espacio de oficina y mentoría, las cuales se pueden dividir en dos partes: la inicial y luego la empresarial. Álvarez lo deja claro al expresar: “No se trata solo de las ideas. Estamos utilizando Wayra como una forma de adquirir un gran talento para Telefónica”.

La primera sede de Wayra inició operaciones en Colombia a mediados de 2011 y se expandió a otros diez países durante ese año. Para 2013, había 14 academias en 12 países de Europa y América Latina y Telefónica tiene previsto apoyar aproximadamente 350 empresas startups en total. En marzo de 2015, Telefónica cerró la sede de Wayra en Praga, como parte de la salida general de Telefónica de ese mercado y también en 2015, su sede en Múnich, que había iniciado operaciones como la academia Wayra Volo, fue vendida a Rocket Internet. Actualmente las ciudades que tienen academias Wayra son: Barcelona, Bogotá, Buenos Aires, Lima, Londres, Madrid, Múnich, México, Santiago Sao Paulo y por supuesto Caracas.

En el caso de Venezuela, esta Academia está abierta desde 2012 y lleva más de 58 meses en operación. Ha sido receptor de 1849 Proyectos, de los cuales su rango de admisión es de 1,29 % (si se compara con los rangos mundiales, se aprecia que los niveles de exigencia son iguales en cualquiera de sus sedes). Es importante mencionar que el nivel de exigencia es muy alto, pero en los 2 últimos años han cerrado más su círculo y enfocado más certeramente hacia la tecnología. Para Mariangela Valladares, Jefe de los Grupos de Aceleración en Wayra Caracas, desde hace tres años la tarea no ha sido nada sencilla “Cada vez nos exigimos en una demanda que, si bien crece, no apunta al centro de lo que se busca. Además, nos hemos propuesto concluir con los proyectos que han arrancado con nosotros pero que no han madurado en su fase de negocios”, nos comenta.

Realidad vs Ideas

Valladares asegura que la receptiva con todos los proyectos es impresionante “La voluntad por emprender en Venezuela es impresionante. No sé si deba a las ganas de salir adelante, pero todo el mundo le pone talento y esfuerzo. Nuestro trabajo dentro de Wayra es darles todo el apoyo que necesitan desde la construcción del proyecto en su fase inicial, hasta la presentación y posterior desarrollo de la idea. Nosotros hacemos dos llamadas anuales, la de 2017 comenzará a mediados de febrero y desde ahí parte otro grupo que, de ser escogido, inicia su proceso. Nosotros en Wayra tenemos 10 puestos de trabajo, pero actualmente tenemos 4 ocupados con grupos que aún no concluyen su faceta, sin embargo, no todos entran pues los rigurosos procesos de selección y el enfoque de los participantes a veces no logran llenar el cupo. Al comienzo se fue más flexible, pero eso ha cambiado” nos asegura.

Debemos estar claros, las Academias Wayras no solo buscan el talento humano, también deben ubicar ideas con posibilidad de desarrollo sostenible, que sean innovadoras, viables en su desarrollo y por encima de todo que aporten al mundo de las tecnologías. Para Venezuela el reto se hace aún más cuesta arriba, emprender no es tarea nada sencilla. Si los participantes logran quedar seleccionados pasan a la fase desarrollo del plan, aquí el espacio de la torre Xerox comienzan con reuniones, asesorías, para darle cuerpo a la idea y comenzar a desdibujar la realidad del sueño.

Los frutos se han visto y quienes con constancia han seguido, ven el resultado. Al de cuentas no olvidemos que Telefónica a través de Wayra invierte un capital para las ayudas y el mismo debe presentar dividendos o al menos mostrar que la maquinaria activada no decae. “Muchos de los emprendedores de los primeros grupos, están haciendo negocios más allá de nuestras fronteras. Han tenido que arriesgarse a salir, sin embargo, sus bases de negocio siempre las dejan en Venezuela. Esta simbiosis es algo que hemos notado con frecuencia no olvidemos que muchas veces son personas muy jóvenes que siguen viviendo en casa de sus padres que de la noche a la mañana pasaron a tener una mayor responsabilidad, a cobrar en una moneda extranjera y a ver hecho realidad sus sueños” nos asegura Mariangela.

Cuando tocamos el tema de diáspora universitaria y la salida del talento, Valladares nos asegura que lejos de perder talentos, cada año llegan más proyectos. “Considero que la parte difícil aquí la tienen las empresas. Los nuevos talentos piensan fuertemente en desarrollar sus empresas, en construir su idea, pero nunca les escuchas decir que piensas trabajar para terceros, es decir en empresas. Se han dado caso incluso de algunos que pudiese llegar a pensar vender su idea, pero nunca abandonar la construcción de la misma. El tema de la diáspora no es algo con lo que luchamos, simplemente la asumimos, sabemos que es una amenaza que está ahí pero que le hacemos frente. Venezuela cambia, pero la juventud se reinventa, le da la vuelta a todo es impresionante son hechos para la era”, nos asegura.

Wayra Caracas sigue siendo un espacio, donde la veinteañera edad se mudó y se abrió camino entre los espaciosos mesones de su loft. Aquí la creación va de la mano con la personalidad de cada uno emprendedores, hace pensar que aquí la originalidad va de la mano con gente creativa, visionaria y dispuesta. El apoyo en las startups digitales de Telefónica ayudan a enriquecer a los mejores y además a consolidar el sueño de crecer y formar empresas de éxito. No cabe duda que el éxito del programa de aceleración ofrece todo lo que se necesita para llevar a feliz término una empresa que comenzó en la mente de cualquiera de estos personajes. Pero si encima tienes un grupo de profesionales que te apoyan, animan y orientan; un financiamiento de hasta 50 mil dólares, un espacio de trabajo, acceso a una red global de “partners” de negocio, mentores y expertos, más la oportunidad de trabajar con los negocios de Telefónica en el mundo.

El arriesgarse a probar es el menor de los miedos. “Sabemos que en tecnología nadie tiene la última palabra, y la próxima revolución digital puede salir desde cualquier lugar. Por eso, si tienes una idea o empresa que use la tecnología para solucionar los problemas del futuro, Wayra es tu lugar para hacerlo crecer” nos asegura Mariangela Valladares quien junto Valeria Girau, Jefe de Proyectos y Gustavo Reyes, Director de Wayra Venezuela tienen las puertas abiertas siempre a las ideas. Para mayor información pueden escribir venezuela@wayra.org o navegar en su página:  http://wayra.co/sp/ve