El Ministro de Agricultura Productiva y Tierras señaló que en Venezuela hay productores caprinos en Lara, Zulia, Falcón y Anzoátegui que están haciendo un importante trabajo. 

El  Ministro de Agricultura Productiva y Tierras Wilmar Castro Soteldo, exhortó a la banca pública y privada aprobar proyectos caprinos, son una alternativa para el futuro, en virtud a que consumen menos alimentos y los rebaños requieren de poca agua.

En su programa “Cultivando Patria”, desde el sector Caño Rico, donde visitó la Agropecuaria “Los Isleños”, en los Valles de Aragua, el Ministro junto a Raúl Antonorza, uno de los encargados del fundo, realizaron un inventario de los apriscos entre los que mencionaron: 629 cabras, chivatas 351, cabritonas 152, cabritas 22, chivatos 3, cabritones 12 y cabritos 21; resaltándose que el macho de la cabra, no es  cabro, sino el chivato.

En ese sentido, Antonorza destacó que tienen una clasificación para todos los animales; más pudo resaltar que “cuando salimos a la parte de maternidad ya esos animales han cubierto un ciclo que aquí es trimestral y tenemos variedades de razas como: alpina, sanen, anglonubia, entre otros dentro de la Agropecuaria”.

También indicó que tienen algunos animales puros, que han podido traer embriones, los machos son clasificados y asumidos como reproductores para pequeños productores. En tal sentido mencionó que las razas alpina y sanen, son reproductoras de leche y la anglonubia, es una raza que la están fundando, a partir de embriones.

Señaló que en Venezuela hay productores caprinos en Lara, Zulia, Falcón y Anzoátegui que están haciendo un importante trabajo, mencionando que en Yaracuy, el gobernador está trabajando en conjunto con ellos para realizar la primera Feria Caprina que va a ser muy interesante para exaltar los conocimientos del público en general.

Retomando el tema sobre la cría de cabras, Antonorza, enfatizó que el problema de la raza canaria, es que a pesar de ser muy aguantadoras, las ubres no son óptimas por eso ellos tienen un sistema mecánico de ordeño.