Durante las últimas vacaciones de julio-septiembre se registró una reducción en la ocupación hotelera entre 45% y 50%, aseguró el presidente del Consejo Superior de Turismo, Jesús Irausquín, en el marco del foro “El turismo sostenible como instrumento de desarrollo”, con motivo del Día Mundial del Turismo.

El líder del sector turístico estima que esta tendencia declinante se mantendrá, por cuanto el venezolano en estos momentos está dando prioridad a otras cosas y está dejando para la última instancia, poder hacer turismo o poder tener un merecido esparcimiento, asegurando que una de las acciones fundamentales es aplicar la libertad cambiaria para el sector.

-En estos momentos la inflación nos está comiendo el salario, la parte de medicinas, alimentos, la parte escolar, es lo que lleva la mayor preocupación de la familia venezolana, y esto de alguna manera nos afecta en lo que es el resultado final de las actividades del sector turístico, aseguró.

Destaca que anteriormente en el país, la planificación se podía hacer para uno o dos años, mientras que en estos momentos hay que planificar en función de semanas o de días.

-El país está tan cambiante, tiene tantos subes y bajas que es imposible poder planificar, qué más quisiéramos nosotros que estas cifras se revirtieran, que en enero podamos declarar que tuvimos una ocupación mayor, pero las condiciones en estos momentos no las vemos favorables, hay un descenso en la conectividad aérea, hay un deterioro en los servicios públicos en los enclaves turísticos más importantes, hay problemas de agua, de suministro de energía eléctrica y esto va en detrimento de la actividad turística, entonces opinar en torno a las perspectivas, es difícil, el anhelo se mantiene, que nos vaya bien, las inversiones no se han dejado de hacer, allí está el sector privado echando hacia adelante, pero hay que buscar algunos elementos con el gobierno nacional, que permitan que estas situaciones que nos están afectando, que existen en el mercado, se puedan ir acomodando en un momento determinado, asegura.

Admite que hasta el momento no han tenido ninguna respuesta del Ejecutivo, cada quien va en autopistas distintas, ellos van por la autopista de 10 y nosotros vamos por la autopista de 8, afirmando que en el país no hay ni siquiera velocidad, porque no hay gasolina. Asegura que tienen varias semanas solicitando una audiencia con la Ministra de Turismo, pero tampoco les ha respondido, porque al parecer “está muy ocupada”.

Afectado el empleo

Irausquín señala que el turismo era uno de los sectores que mayor número de empleos estaba generando, conjuntamente con sus actividades conexas, pero la situación de alguna manera ha tenido un impacto en los trabajadores, admitiendo que los hoteles para poder subsistir han cerrado algunos pisos, eliminado algunos servicios, primero para darle uso a la capacidad que tienen y para utilizar los recursos que disponen.

-En este momento tenemos todos los elementos para que se dé una tormenta perfecta, y lo que estamos buscando, es que esa tormenta se disipe y podamos realmente generar el trabajo serio y decente, que es el que produce el sector turístico, aseguró.

Dijo estar de acuerdo con la recuperación de los hoteles por parte del sector oficial, señalando que lo más trascendente, es que estas concesiones sean entregadas al sector privado.

-Nosotros siempre hemos visto que el gobierno no es buen gerente, el gobierno no debe gerenciar, lo que tiene que hacer es instrumentar políticas públicas y reglamentar la actividad, dejando en manos del sector privado que haga lo que sabe hacer, que es gerenciar, además existen muchos ejemplos en donde ha quedado en evidencia que es muy mal gerente, dijo Irausquin.

El encuentro se realizó a casa llena, en los salones del Hotel Eurobuilding, y en el mismo participaron representantes de las distintas actividades vinculadas con el sector turismo, hoteles, posadas, agencias de viajes y aerolíneas.